Las plataformas publicitarias de Google y Facebook, ¿amenazadas ante el imparable crecimiento de Amazon?
16 septiembre, 2019

La responsabilidad social y medioambiental del textil

Hace unos días se ponía en marcha en Alemania el “Grüne Knopf” o “botón verde”, un certificado creado por el ministerio alemán de Cooperación Económica y Desarrollo para empresas de la industria textil. Este distintivo acredita que las prendas han sido producidas cumpliendo una serie de estrictos criterios sociales y medioambientales.

El “botón verde” lo recibirán los productores textiles que cumplan al menos 26 medidas sociales y medioambientales. Esto incluye la prohibición de usar plastificantes y otros químicos, además de pagar el salario mínimo y no utilizar mano de obra infantil.

En la primera fase introductoria de este sello, que se alargará hasta mediados de 2021, se aplicará sobre todo en dos procesos industriales: el corte y la confección, y los tintados y acabados. En los siguientes años, se extenderá hacia otros procesos industriales.

¿Sería posible en España?

Respecto a un supuesto “botón verde” español, desde la Confederación de la Industria Textil (TEXFOR) recuerdan que la certificación que ha puesto en marcha el gobierno alemán “todavía está en fase piloto y aún no existen datos de si será una medida efectiva”, aunque señalan que “es positivo que se intente facilitar la compra al consumidor con criterios de sostenibilidad, que es lo que al fin y al cabo busca la propuesta de Alemania. Están empezando con las etapas de confección y tintado de tejido y se espera que el resto de procesos de tejeduría, hilatura y materias primas también entren en el alcance”.

En declaraciones a MarketingDirecto.com, el responsable de sostenibilidad de la asociación empresarial textil de referencia en España, David Allo, ha insistido en que “cada producto tiene una cadena de suministro diferente: diversas materias primas, fábricas, procesos diferentes y esto dificulta mucho la homogenización de estándares y normativas“.

“Sería muy interesante que detrás de esa certificación se pudiese conocer toda la trazabilidad de la prenda”

Además, considera “fundamental” la trazabilidad: “Sería muy interesante que detrás de esa certificación se pudiese conocer toda la trazabilidad de la prenda y nos diera información acerca de atributos sociales y ambientales de las diferentes etapas de la producción y transparencia acerca de quién ha participado en cada uno de los pasos: materias primas, hilatura, tejeduría, tintura de tejido, confección, acabado de prenda y todas las variantes que se pueden dar en cada uno de los procesos”.

Sostenibilidad y derechos humanos

Un aspecto importante de la iniciativa alemana es que tiene en cuenta no solo la sostenibilidad medioambiental, sino también la parte social. Se trata de un tema delicado para algunas grandes marcas de moda occidentales, cuyas prendas se fabrican en países del sudeste asiático y a menudo se ven cuestionadas por sucesos como el derrumbe de una fábrica de Bangladesh en 2013.

“Existe poca luz sobre la cadena de suministro y los industriales que trabajan detrás de los productos textiles”

Sin embargo, desde TEXFOR advierten que “las marcas casi siempre diseñan, pero casi nunca fabrican y existe poca luz sobre la cadena de suministro y los industriales que trabajan detrás de los productos textiles”. En cuanto a la situación de esa fase del proceso en nuestro país, indican que “se trabaja por rebajar impactos ambientales y cuidar a los trabajadores con mimo. El [fabricante] que no tuviera buenas prácticas, ya está cerrado, pero el mercado casi nunca valora esos esfuerzos”. Señalan también que “los industriales textiles españoles estamos bajo un paraguas normativo que reduce los riesgos sociales y ambientales y que no es diferente a otros sectores“.

En cuanto a las voces críticas hacia el “botón verde” alemán, que dicen que es una medida demasiado blanda, por tratarse de una opción voluntaria por parte de las empresas y no de una obligación regulada por ley, la asociación empresarial textil española explica que “la mayoría de las normativas tienen su germen en recomendaciones voluntarias y es el tiempo y el testeo de esas recomendaciones las que dan como resultado las normativas”.

Por su parte, el Gabinete de Prensa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España no ha estado disponible para hacer declaraciones al respecto en el momento de la publicación.

Fuente: Marketing Directo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies